Mundo equinoccial

El tesoro botánico que llegó hace dos siglos del Nuevo Mundo

En una fortuita consecuencia entre noticias, — después haber escuchado en rtve de que los jardines botánicos se construyeron para aclimatar las plantas traídas de los `nuevos continentes´ , leo en El País este articulo que acuerda el arribo de uno de esos cargamentos. Es el junio de 1817 y Mariano Lagasca y Segura, en aquel tiempo director del Real Jardín Botánico de Madrid , recoge algunos valiosos materiales procedentes del virreinato de Nueva Granada, la actual Colombia. En el momento en que se abrieron esos cajones, y él aspiró los aromas salientes desde eso `aire de bosque de Indias´— narra la periodista, parece que él se emocionó. La colección no solo de semillas, resinas, minerales, maderas, pero también de dibujos y láminas era el resultado de una vida de estudios conducida en Santa Fe de Bogotà por el sabio gaditano José Celestino Mutis, y llegaba a España precisamente por el puerto de Cádiz. El sacerdote y científico fue una figura ilustre en el mundo de la botánica, y de las millares de plantas herborizadas y ilustraciones con diarios manuscritos que pasaron a formar parte del `real enclave´ en el Paseo del Prado, Alexander Von Humboldt — con el que el botánico español mantenía correspondencia y que alojó en su casa, pudo decir que uno se asombra a pensar que un solo hombre haya recolectado un tal tesoro.

641a8acffcb54b3a82f65c01ad4b0a1f

Lugares sorprendentes

Flores, simbología y belleza oculta

Las plantas y las flores me atraen aunque la atracción no es recíproca, ya que no tengo el pulgar verde. En la primera hora de este podcast de Memoria de delfín se celebra el mes más florido del año. En el programa de rtve — `en el que recordar es casi obligatorio´, el conductor Arturo Martín charla con Belén Dorado — bióloga y autora de un libro, Entre flores, Juan Daniel Marichal — portavoz de los productores y exportadores de plantas vivas y flores cortados, y Rosendo Elvira — especialista en jardines botánicos. La fascinación por el mundo de la botánica es algo que comparto con los invitados, en particular el placer de distinguir una planta de otra. Si sus preferencias van respectivamente a la amapola y sus curiosidades históricas, a la rosa y su memorias biográficas, y a la peonía silvestre `por qué cuando la ves sabes que estás en un bosque bien conservado´, la mía va a la gerbera por qué es sencilla y alegre. En el escuchar la conversación he descubierto no solamente que el clavel es la flor nacional de España, pero también que los jardines botánicos se construyeron en la época de la descubierta de nuevos continentes como enclaves en los que se trataba de aclimatar las plantas que se habían traído por barco durante unos viajes muy largos. Para mí son lugares mágicos y sorprendentes y me encantan los programas de botánica practica y manualidades que muchos de ellos ofrecen hoy en día.

gerbera-5

Marzo ventoso y abril lluvioso sacan a mayo florido y hermoso

Feminidad espléndida

La tragedia de Ofelia inspira la bellísima colección de Marco&María

Podría parecer estridente asociar la novia y su vestimenta a la figura de Ofelia, dado su amor desafortunado. Pensandolo atentamente pero, es precisamente el trágico final de su destino a ponerla en una dimensión trascendente de pureza y hacer de ella el ideal de la esposa absoluta. Este sentido inspira la estética prerrafaelista y a esta también se inspira la bellísima colección de Marco&María que trae intencionalmente su paleta de los cuadros de Watherhouse y John Everett Millais. Fieles a un estilo teatral y rafinado, los diseñadores tinerfeños escriben con esta colección la historia del personaje descrito por Shakespere en `Hamlet´ y cada vestido es un capítulo de ensueño. Los jardines y lagos de Danimarca prestan sus tonos verdes y grises bruma a los tejidos decorados con `gotas de rocío´ y enriquecidos por bordados y aplicaciones de flores y aves. En el vestido que se inspira en el sauce sobre al arroyo los motivos vegetales parecen trepar. La colección — presentada en la Barcelona Bridal Fashion Week , se estructura al compás de las horas del día desde los tonos claros y empolvados del amanecer hasta los degradados del ocaso, por un desfile, cuenta el periodista de rtve, que parecía un botánico con árboles en plena floración, y al final la novia como el sol en unos lujosos vestidos y tocados dorados.

marcomaria_27.jpg

The river ever running down 
Between its grassy bed, 
The voices of a thousand birds 
That clang above my head, 
Shall bring to me a sadder dream
When this sad dream is dead.

from A Year and a Day
by Elizabeth Siddal

Geometrías naturales

La geometría íntima de la naturaleza

Fue direccionada a este artículo leyendo lo dedicado a la timidez de los arboles. Intrigada por el concepto de geometría de la naturaleza, encontré el relato de esta presentación fotográfica. En 2015, en el espacio semipúblico del madrileño Palacio de la Moncloa, fueron expuestas las imágenes del fotógrafo y científico Héctor Garrido, famosas por haber introducido la película de Alberto Rodríguez La isla mínima. Tomadas en el curso de una carrera, ellas presentan una vista a vuela de pájaro sobre Doñana — el maravilloso espacio natural protegido en la bahía de Cádiz . En esta labor de veinte años en la Estación Biológica del parque natural, el autor de las fotos que componen no solo la muestra sino también un libro — Fractales. Anatomía íntima de la marisma, nos ilustra como contrastan entre ellas las geometrías construidas por el humano — uniforme y predecible, y las formas de la naturaleza — irregulares y, literalmente, inmensurables. 

1444997912_750873_1445100497_album_normal

Una grieta de timidez

Hay árboles ‘tímidos’ que crean imágenes como estas

Este artículo presenta un fenómeno natural muy fascinante, lo de la timidez de los árboles — crown shyness en inglés. Hay las frondas de algunas especies tropicales que crecen muy pegadas las unas de las otras y dejan de crecer justo cuando sus ramas van a chocar con las de otras. Fotografiandolas de abajo hacia arriba, el espectáculo de las copas tímidas se revela, ya que la luz apenas llegue a través de rendijas que parecen creadas por un artista. En esta imágen se vislumbran los pequeños espacios que separan los ejemplares dibujando contornos casi fractales en contraluz. Para algunos esto es otra manifestación de la geometría de la naturaleza, o sea que las formas naturales obedecen a patrones matemáticos . Fue el botánico australiano Maxwell Ralph Jacobs en su libro Hábitos de crecimiento del eucalipto a acunar el término de `corona de timidez´ en los años Cinquenta. Para él esa se produce debido a la abrasión que ocurre cuando el viento mueve las hojas y esas se rozan. El fenómeno inspira también la exposición La timidez de las copas de los árboles de Beatriz Alonso en la Fundación Regional de Arte Contemporáneo de Lorraine en Metz (Francia). La comisaria madrileña comparte con Verne su interpretación: “Los árboles se comunican entre sí. En la naturaleza no siempre prevalece la ley del más fuerte. A veces funciona mejor colaborar, como hacen estos árboles”.

1490089986_336802_1490195898_sumario_normal

Hábitos de crecimiento del eucalipto

Calma y naturaleza

Cuando vaya a Madrid me gustaría ver el Real Jardín Botánico . Entre las 101 cosas para hacer en la capital española según la revista TimeOut  esta visita ocupa la posición numero 19. Si no sufres alergia, dicen, no tienes excusa por no acercarte a disfrutar de las miles especies vivas contenidas allí. Pasear entre ellas y contemplarlas es un espectáculo que no se puede perder. En la página web de este vergel catalogado como Jardín Artístico es posible planificar una visita. El verano madrileño es muy caliente y durante el periodo estival las plazoletas y los paseos de este singular espacio constituyen una isla de frescor. No sólo por sus densas sombras sino gracias a la transpiración de las plantas y el efecto moderador sobre la temperatura que esa produce. Hay muchos itinerarios temáticos. Entre ellos hay un homenaje a Cervantes bajo al título de `Las Plantas en el Quijote´. La más citada en el testo cervantino — más de veinte veces, es la encina.

foglie

Entre pintura y artes florales

Inspiración floral
Pinturas con vida propia

En la primavera y parte del verano 2016 el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid dedicó una exposición al pintor norteamericano Andrew Wyeth. En la ocasión, la diseñadora floral Isabel Marías — dueña de la tienda de arreglos florales Elisabeth Blumen, presentó unos bodegones fotográficos inspirados a los cuadros del artista. Entre los lienzos recreados por la `floralista´ madrileña a través de sus composiciones recurrieron retratos y naturaleza muertas. En el universo del artista — que yo no conocía y encontré buscando artículos a tema floral en El País, también viven personajes cotidianos y elementos naturales. El redactor de esta galería de imágenes habla de realismo melancólico. El ambiente austero y alejado parece ser recreado verdaderamente en el montaje de un viejo tronco junto a ramas, musgo, setas y anémonas. Una atmósfera al mismo tiempo orgánica y fría reproducida gracias a plantas de invierno recolectadas en la sierra. Profundizando la obra de Wyeth, se entra en un espacio de `esencialidad´, parajes hostiles y casi desérticos, como los campos que él podía ver desde la ventana de su casona. Un sabor casi fotográfico y pictorialista a pesar de su animadversión a la fotografía. Una fascinación contagiosa por el minucioso, entre preciocismo y realidad. En mí ha resonado mucho esta contaminación entre pintura realista y artes florales.

tumblr_ltdthz7itE1qb068ko1_1280

1451991010_549488_1451991714_album_normal