Una promesa a mí misma

La magia última de Shakespeare

Como ha ocurrido al periodista, a mi también me escapó en el pasado la compañía Cheek by Jowl (literalmente `uno junto al otro´) — aún me arrepiento de no haber visto el Macbeth de Declan Donnellan en el Piccolo cuando por allí transitó en 2010. Así que puedo solo leer el relato de este Cuento de invierno, y prometerme de atender en el futuro a la intención de seguir más de cerca sus giras en el Reino Unido. El crítico de El País parece haber sido convencido por este espectáculo aunque si a poco a poco conquistado hasta la conmovedora clausura. Sus descripciones de las interpretaciones de nivel y de los puntos altos de esta función traen a su presencia. Lo que más me encanta en la obra de Shakespeare es la cercanía de muchos personajes y situaciones pertenecientes a diferentes escritos, como es aquí el caso de Leontes, `ese Otelo que contiene su propio Yago´, y de Bohemia `con ecos del lejano bosque de Arden´, o las últimas palabras de Paulina que tan son próximas a las de Próspero. Una continuidad que sólo arriban a celebrar y entender los artistas que asisten al canon habitualmente y los espectadores no ocasionales.

maxresdefault

images  Scrapbook: El teatro

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s